LA SUERTE NOS FUE ESQUIVA

BALONMANO MASCULINO PRIMERA DIVISIÓN CADETE

​VIRGEN DE EUROPA 30 – IPLACEADAGANZO 29

Por Guillermo Díaz

IPLACEA-DAGANZO: Adrián González, Gonzalo López, Raúl Díaz, Diego Seijo, Aarón González, Iván Bertolo, Ángel Gómez, Álvaro Simón, Francisco Chacón y Jaime Tomé.

La suerte nos fue esquiva una vez más, en un partido igualado nos faltó ese pelín de suerte para llevarnos el mismo.

Fue, quizás, nuestro mejor partido en ataque de toda la temporada, sin lanzadores en el equipo tenemos que elaborar mucho las jugadas para buscar las mejores opciones y eso fue lo que sucedió el pasado domingo en la cancha de Boadilla.

De hecho, los goles se repartieron entre todos los componentes del equipo. La paciencia y la concentración estuvo presente en las jugadas de ataque estático y nos falta culminar las pocas jugadas de contraataque que tenemos, en las que, a veces, las dudas y precipitaciones nos impiden acabar con éxito las mismas.

El partido fue igualado no superando los dos goles de ventaja por parte de uno u otro equipo. Al descanso se llegó con 17-16.

En defensa tenemos que intentar mantener la misma presión y concentración en todas las líneas y apoyar los puntos más débiles que pueden cambiar en cada partido. En éste se defendió bien por el centro pero flojeamos en los extremos y en las ayudas a los mismos.

La suerte nos fue esquiva porque ante la lesión de uno de los nuestros, por una fuerte caída que le impidió continuar, nos quedamos desconectados los minutos siguientes, momento que fue aprovechado para que el equipo contrario nos empatara y sobrepasara en el tanteador. Pero ante esta adversidad se consiguió igualar el marcador y tener opciones en el final.

La suerte nos fue esquiva porque con uno abajo, un lanzamiento entró y golpeó el hierro interior con tal violencia que salió despedido con fuerza y un efecto que pareció que hubiera golpeado el poste.

La suerte nos fue esquiva porque en la última jugada a falta de 20 segundos se preparó una estrategia que se cumplió pero el lanzamiento salió fuera.

La suerte nos fue esquiva pero hay continuar buscándola, para ello hay que seguir entrenando con intensidad y disciplina y seguro que en algún momento estará de nuestra parte.